Mentiras y engaños, las sombras que nos rodean.

La Luna.

Básicamente la luna nos advierte de enemigos, trampas y engaños tanto de personajes que nos rodean como de auto-sabotajes.

Para esclarecer esta enseñanza se me ocurre primero considerar ese auto sabotaje que en ocasiones nos afectan ante la ilusión de que no exista peligro, refiriéndonos a ese sentimiento que surge desde nuestro interior, sentimiento parecido a aquel, cuando de pequeños sentíamos en la espalda una fría presión seguida de escalofríos cada vez que íbamos a realizar una travesura.

Al crecer, vamos olvidando ese sentir “intuición” que surge de nuestro interior y en ocasiones creemos que está oculto, más se debe a no ser sinceros con nosotros mismos, a engañarnos con la ilusoria esperanza de que no existe tal peligro cayendo en la embaucada creencia de que se solucionara para no tener que enfrentar los cambios que debemos realizar o a las personas que tenemos que encarar ya que, por lo general, viene acompañada de malas influencias que nos están manipulando, gente efímera que nos utiliza para sacarnos provecho y conseguir lo que ellos desean, para después, botarnos con los problemas mientras que ellos se llevan todos los beneficios.

La enseñanza es simple, no queremos ver lo que sabemos que tenemos que ver, ya que nos da miedo enfrentar lo que estamos viendo, así que mejor lo mandamos al mundo del olvido esperanzados de que se solucione por sí solo. A sabiendas, que eso, no va a ocurrir.

La luna nos habla de este mecanismo que tenemos todos de hacernos de la vista ciega ante las circunstancias negativas de la vida, bajo la expectativa de que en un futuro todo mejorara. Sin embargo, si continuamos por esa senda ni las circunstancias, ni las personas que te acompañan en ella, te llevaran a un buen término.

Observa los proyectos, las promesas que se están estableciendo y analiza si son reales. ¿Quién sale beneficiado y quién no? Encara, platica y expón tus puntos de vista para saber realmente cuales son las intenciones. Es indispensable que dejes de fijarte en el soñar despierto o el mundo irreal que estas creando para buscar dentro de ti esa luz que ilumina el camino adecuado para ti.

La luna nos enseña a observar nuestro subconsciente, a enfocar nuestra concentración en ese sentir al que algunos  le llaman presentimiento que aflora en nuestro cuerpo, pero primero, debemos comenzar a explorar esa parte de nosotros que esta oculta a simple vista, comprender esos mensajes que provienen de nuestros sueños y a interpretar el lenguaje simbólico del que está conformado.

Para ello, escribe los primeros pensamientos que surjan al despertar o si recuerdas tus sueños anótalos. Al principio te costara trabajo, pero con la práctica iras desarrollando esa técnica que te ayudara a descubrir tu senda. Recordaras cada vez más los sueños, los símbolos y ese mundo al que no hemos ni siquiera intentado ingresar, más recuerda, que es un mundo simbólico. El cual requiere tu interpretación, no la de los demás, puesto que cambia dadas las circunstancias y las personalidades. Por eso, eres tú y únicamente tú quien debe descifrar su significado.

Recuerda que mientras sigas por la senda de las falsas promesas llegaras a embaucarte y equivocaras tu rumbo, más si te alejas, te enfrentas, encaras y esclareces tus presentimientos caminaras por la senda que deberás recorrer.

El lenguaje de los símbolos viene directo desde el corazón, aprende a interpretar esos certeros mensajes.

.…GRACIAS por su visita …
Su opinión es fundamental para el desarrollo de este sitio.

Ir a Portada. 

Anuncios

Una respuesta a “Mentiras y engaños, las sombras que nos rodean.”

Deja un comentario