La intención es lo más valioso de la acción.

LA JUSTICIA.

Lo más importante es la intención que pongamos en nuestras acciones, no el resultado que obtengamos de ellas.

La enseñanza de este arcano radica mucho en el término legal de dolo, aunque  se extiende tanto a lo terrenal como divino, veamos que nos dice referente a lo terrenal, lo inmediato, a esa parte que tenemos que poner atención en el presente comenzando con definición de dolo, según la Real Academia Española.

El dolo es el término legal utilizado para cometer un delito en los actos jurídicos (contratos, acuerdos, etc.) por medio de la voluntad maliciosa de engañar a alguien o incumplir una obligación contraída. Las famosas letras pequeñas de los contratos o acuerdos establecidos oralmente que se omiten en escrito, diferentes contratos a firmar, entre otras tácticas maliciosas.

En otras palabras, la mala intención de hacer que el otro incumpla o simplemente no pueda cumplir con los acuerdos establecidos.

Ante estos hechos comunes en el mundo de la burocracia, papeles, abogados y leyes tenemos que andar muy atentos y no dar nada por sentado, sino que por el contrario, debemos dejarlo todo especificado en los acuerdos o convenios que llevemos a cabo en nuestra vida y tenerlo muy presente en cualquier tema que implique negociaciones y compromisos por nuestra parte porque sino vamos a estar a expensas de que otros nos juzguen e indiquen si somos culpables para aplicarnos una pena o inocentes para que nos dejen ir libremente.

En cuanto a la ley universal o divina no es relevante si eres culpable o inocente, sino la intención de nuestros actos, la actitud y el comportamiento involucrados sin importar el resultado.

Mientras que en el mundo terrenal lo importante es el resultado, cumpliste el acurdo o no. La ley universal se enfoca más en las razones por las cuales cumpliste o no. Al mundo terrenal no le interesa saber el cómo lo lograste, pudiste haber matado a una persona para lograr cumplir el acuerdo y si nadie se entera serás libre, además, si se enteran te juzgaran por el asesinato no por el incumplimiento el contrato inicial, por el cual tuviste que matar a alguien. Razón por la cual muchos presos siguen teniendo sus millones de pesos esperándoles para cuando salgan.

En cambio a la divina no se le va nada, ya que a cada causa lleva consigo una efecto y como dijo Jesús “la siembra es opcional, la cosecha obligatoria” nos deja muy claro que esta no se perdonara.

Podríamos concluir que la justicia divina es severa e impositiva, sin embargo, el trasfondo de nuestra existencia tiende a aprender y no a ser castigados ya que si nuestras causas son negativas irremediablemente vamos a tener que vivir con sus consecuencias y no existe mejor manera de aprender que vivirlo, experimentarlo por uno mismo. Además, también implica una segunda oportunidad puesto que si las acciones presentes se efectúan con buena intención estas sanaran los errores pasados.

Recuerda: si hemos actuado de buena fe, aunque no lo logremos, seremos premiados por ello.

Por eso cuando vayamos a actuar, debemos recordar que no importa que nadie se vaya a enterar de lo que hacemos, porque aun así la vida pasar factura.

.…GRACIAS por su visita …
Su opinión es fundamental para el desarrollo de este sitio.

Ir a Portada. 

Anuncios

Deja un comentario