El cerdo de mar

UN CERDO EN EL FONDO DEL MAR.

Es muy curiosos ver como la naturaleza nos sorprende con ese insólito toque extraño que a la vez nos asombra, como sucede con esta especie marina llamada Cerdo de Mar descubierta por el zoólogo sueco Hjamar Theel en 1882 en la famosa expedición británica de HMS Challenger donde se descubrieron 65 nuevas especies.

A mi parecer es una especie horrible la cual no me imagino tener en la palma de mi mano aunque cupiese ya que solo mide de entre 10 a 15 cm de largo y aunque su nombre posiblemente esté en relación con la imagen visual, tenemos que considerar que proviene de la familia de los equinodermos, lo cual, es un primo cercano a los erizos y las estrellas de mar.

Cerdo de mar es un carroñero y como tal ingiere materia putrefacta contribuyendo a la limpieza orgánica del fondo del mar donde habita. Se encuentra en todos los océanos del mundo y se estima que representa el 95% del peso total de los animales del fondo acuífero.

Gracias a dios, la probabilidad de toparme con uno de estos animales es minúscula puesto que habitan en las partes más frías y profundas, a más de mil metros de profundidad. Sin embargo, su existencia me hará tener mucho cuidado cuando este nadando en el mar y tenga que hacer pie en la arena. Huacala!! Me dio un escalofrío con solo pensar en pisar a uno de esos.

En fin, este cerdito, pepino o animalito como lo quieran llamar, que se encuentra a 1,000 metros de profundidad y no donde nado yo –lavado mental- recorren el fondo lodoso para comer espuma, alimentándose de material vegetal en descomposición (detríticos)  e incluso de algunos animales que se encuentren en su paso. Su boca está rodeada por un anillo de tentáculos que utilizan para barrer el barro y agarrar alimento. Se dice que son especialmente aficionados a la comida (cadáveres) que ha caído recientemente de la superficie y cuando se trata de una ballena se ha visto que se reúnen en grupos de cientos de cerdos de mar.

Situación que no me gustaría presenciar, pero para algunos zoólogos, les encantaría ver como todos estos animalillos se orientan en la misma dirección comiéndose al cadáver ya que deben enfrentar a la corriente predominante, ya que de esta forma pueden detectar con mayor precisión la carne en descomposición.

Caminan por el fondo del océano gracias a unas patas tubulares, entre cinco a seis, agrandadas que se accionan hidráulicamente mediante apéndices que pueden ser inflados y desinflados para moverse. – Esto sería interesantísimo para los ingenieros creativos – y cuentan con dos patas o apéndices y no antenas –“zoólogos”- que ayudan a impulsar al cerdo de mar a lo largo del océano o incluyo pueden tener una función sensorial (no antenas*), lo que les ayuda a detectar el rastro químico de una posible presa. Misma que espero no ser yo..

Se reproducen gracias a un líquido que expiran los machos que atraen a las hembras y así se reproducen dice site google * , añadiendo que muchos mueren en el acto, información que da mucho que desear pero es la única que encontré en la búsqueda en la web. Sin embargo, otro dato curioso es que los cerdos de mar albergan a varios parásitos que incluyen pequeños caracoles y crustáceos que realizan agujeros en el cuerpo del anfitrión –el cerdo- y  le ayuda a comer lo que está comiendo sin hacerle daño alguno y de esta forma, insólito o asombrosamente, se forma un habitan dentro del mismo cerdo de mar.

*Me da mucha gracia como describen las dos patas que tiene en la cabeza, ya que en el artículo [animales sorprendentes, editorial mina, 26) lo ponen demasiado enfático como si realmente fuera lo más importante. En vez de simplemente apéndices y ya.

Anuncios

Deja un comentario