Los Harpe

LOS HARPE.

William y Joshua Harpe son considerados los primeros asesinos seriales de Estados Unidos.

Los llamados “hermanos Harpe”, aunque realmente son primos, nacieron en Carolina del Norte, eran hijos de una familia que había emigrado desde Escocia hacia 1760. Algunos investigadores sostienen que nacieron antes, ya que habían participado en la Guerra de Independencia en el bando de la Corona Britanica, a causa de las oportunidades que les brindaba este alistamiento para dedicarse al pillaje.

En el ejército, los primos Harpe incendiaron granjas, asesinaron colonos y violaron a numerosas muchachas. Tras pelear en la batalla de Carolina del Sur, William y Joshua desertaron de las tropas británicas y se marcharon a la frontera, fueron recibidos por los indios de las tribus Cherokee y Creek y se afianzaron en la aldea de Chattanooga. Alrededor de 1794, un destacamento de colonos ávidos de tierras ataco el asentamiento indígena y arraso el lugar. Los Harpe escaparon y cambiaron su nombre por Micajah y Wiley, quitando la letra “e” a su apellido. Por eso fueron conocidos como “Big Harp” y “Little Harp”

Echados de Cattanooga por los colonos blancos, los Harp prosiguieron sus correrías y secuestraron a Maria Davison y Susan Wood, con el objetivo de convertirlas en sus esposas. Algún tiempo después Wiley contrajo matrimonio con Sara Rice, la hija de un pastor metodista.

Sobre la descendencia de los Harpe hay más conjeturas que evidencias. Se cuenta que en una ocasión Micajah, molesto por los constantes llantos de su hijita de cuatro meses de edad, le había aplastado la cabeza contra un árbol, para que el llanto del bebe no delatara su posición.

Otras versiones señalan que de entre los numerosos hijos que procrearon se encuentra el legendario Sheriff Wyatt Earp.

Hacia 1798 a lo largo de nueve meses se dedicaron a recorrer los estados de Tennessee, Virginia, Illinois y Kentucky, asesinaron a unas cuarenta victimas en total. Su crueldad en los asaltos fue notoria: a un hombre lo ataron a un caballo tras desnudarlo, y luego lanzaron al animal por un barranco. Por lo general, después de asesinar a sus víctimas les abrían el estómago y llenaban el interior con piedras para verlos después hundirse en el rio.

Harto de sus correrías, el gobernador de Kentucky ofreció 300 dólares por las cabezas de los dos primos.

En Agosto de 1799 una cuadrilla armada que seguía su rastro los descubrió mientras se tomaban un descanso. Micajah cayó abatido con un disparo en la espalda y su cabeza termino clavada en una horquilla. Wiley logró huir y cambio de nombre por el de Sutton. Después se incorporó a un grupo de piratas que asolaba las costas del rio Mississippi. Hacia 1804 fue apresado y condenado a morir en la horca.

Los Harpe protagonizaron una orgia de sangre y destrucción que para algunos criminólogos es el antecedente más temprano de los asesinatos en serie, y quizás el primer caso de un equipo de criminales seriales. El terror sembrado por el ejército británico en la guerra de independencia norteamericana fue para ellos una escuela de impunidad y crueldad, donde aprendieron a robar, a matar y a violar.

Anuncios

Deja un comentario