Saltar al contenido.
Anuncios

Martin Dumollard

Martín Dumollard (1810-1898)

Conocido como el Asesino de las criadas

Hijo de un soldado perseguido por la justicia del Imperio autro-hungro, Martin Dumollard sometio sexualmente, robo y mato a seis muchachas, con la complicidad de su esposa Marie-Anne martinet.

A comienzos del siglo XIX, Jean Pierre Dumollard era un ciudadano Húngaro que había escapado del ejército, ya que era buscado por algún crimen. Cuando huyó a Francia conoció a una muchacha llamada Joséphe Rey, de esa unión nació Martín Dumollard en 1810. La familia trato de despistar a las autoridades y viajo a Italia, pero cuando el pequeño Martin tenía cuatro años, su papa fue capturado y ejecutado en Padua.

Joséphe retorno a su país natal, pero ya en Francia, madre e hijo se encontraron en la más cruda indigencia y mendigaron en varios puntos de la localidad de Montluel para poder sobrevivir.

Se sabe que Martín se ocupó como pastor y más tarde como empleado doméstico, ocupación que le permitiría conocer a Marie Anne Martinet, criada con la que se casó el 29 de junio de 1840. Juntos alquilaron una casa en la comuna de Dagneux, cerca del camino a Lyon, que fue usada por la pareja como base de operaciones para cometer todo tipo de delitos.

La carrera criminal de Dumollard se desarrolló entre 1855 y 1861, cuando asalto a varias mujeres con el mismo modus operandi: vestido con una blusa azul, viajaba a las aldeas circundantes y se hacía para por el jardinero de algún gentilhombre o burgués adinerado, que buscaba sirvientas para trabajar en su residencia.

Una vez que alguna muchacha joven y confiada seguía a Martín, este las conducía por un camino alejado de los caseríos. Cuando las ultimas luces de los poblados desaparecían, se lanzaba sobre sus víctimas para abusar sexualmente y ahorcarlas con un cordel.

Marie Anne Martinet, entraba en acción al ayudar a su marido a deshacerse de las víctimas. Sin embargo, en mayo de 1861 Marie Pichon, una de las victimas consiguió huir.

Tras interrogarla, la policía relaciono su caso con las numerosas desapariciones que se habían producido en la misma región. Todas las pesquisas apuntaron a la casa de los Dumollard, a quienes los vecinos señalaban de sombría y extraña ante las inexplicables salidas nocturnas de la pareja.

Cuando la pareja Dumollar fue detenida se encontró en la casa, varios objetos que pertenecían a las víctimas, además las declaraciones realizadas por los sospechosos incurrían en notables contradicciones.

El affeire Dumollard fue uno de los primeros juicios que se ajustaron a un criterio moderno, reuniendo diferentes tipos de evidencia para comprobar una acusación.

Ante las numerosas pruebas que encontraron las investigaciones, Dumollard negaba todo el tiempo su responsabilidad enfáticamente. Sin embargo,  su esposa se quebró y confeso que en el pasado él la había amenazado con un cuchillo y le había forzado a participar en aquellos crímenes.

El asesino de las criadas tuvo que admitir su culpabilidad y tras un breve juicio fue guillotinado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: