Saltar al contenido.
Anuncios

Mentes Asesinas – Juan Díaz de Garayo

Juan Díaz de Garayo

En el archivo criminal se le asocia al mítico hombre del saco, que mataba niños para comerse la grasa del cuerpo, ante la incapacidad de la guardia civil por dar con el asesino.

 

Mente asesina nacida en Álava, España, en 1821 y falleció el 11 de mayo de 1881.

 

Juan Días de Garayo es uno de los peores asesinos de la historia ya que tras enviudar en tres oportunidades, violo y asesino a seis mujeres en el País Vasco, entre las que se contaba una adolescente de trece años.

 

Ráfagas de Historia de Juan Diaz de Garayo.

Juan Díaz vivió una infancia como la de la mayoría de los niños alaveses, rodeados de un feraz paisaje campestre y de duras faenas agrícolas. Desde muy joven se empleó como mozo de labranza, y un día se fue a trabajar en la hacienda de una viuda a la que llamaban “la Zurrumbona” ya que había enviudado de un tal Zurrumbon.

A los seis meses de vivir en casa, Diaz desposo a la viuda y criaron a tres hijos. La familia estuvo unida hasta que la mujer murió de causas naturales. En ese momento su vida se derrumbó; los hijos huyeron de casa y uno consiguió trabajo como criado, pero los otros dos sobrevivieron como mendigos.

Juan volvió a casarse, sin embargo su esposa murió de viruela. Su tercer matrimonio lo llevo al alcoholismo ya que siendo ella adicta pronto compartieron la misma adicción y cinco años después, la mujer murió por razones desconocidas. Juan Díaz de Garayo fue el único testigo.

Al paso de un mes del deceso de la tercera esposa, el viudo se casó de nuevo, en esta ocasión con una anciana que moriría poco tiempo después. Los hijos de Juan no tuvieron mejor suerte; el menor se hizo ladrón y la hija sé fue de Victoria con un grupo de soldados.

Con los años se volvió intratable y agresivo, en 1870 empezó a matar mujeres. Su primera víctima fue conocida como “la Valdegoviesa” a la que ahorco y violo.

Después le llegó la hora a una prostituta apodada “la Riojana” a la que estrangulo cuando la mujer le reclamo el pago por sus servicios sexuales. La tercera, fue una chica de trece años, de la que también abuso sexualmente antes de asfixiarla hasta la muerte. Poco tiempo después asesino a otra muchacha conocida como “la Morena” que además de abusar sexualmente de ella y asfixiarla hasta morir le clavo un broche de pelo en el corazón.

La orgia de muerte continúo con Maria Dolores Cortázar, a la que ultimo con una navaja. La furia homicida de Garayo fue en crecimiento hasta llegar a ser tan brutal que a su siguiente victima “Manuela Audicana” fue encontrada abierta en cana, como a una res y destripada.

Ante la incapacidad de la guardia civil española para encontrar al culpable, todos empezaron a llamarlo “el Sacamantecas”, ya que el asesino no podía ser otro que el mítico hombre del saco, que mataba niños para comerse la grasa del cuerpo.

La suerte de Garayo cambio cuando quiso abusar sin éxito de una anciana, que lo denuncio.

Gayardo fue atrapado y tras doce días de interrogatorio, confeso todos sus crímenes. Fue condenado a muerte y ahorcado por medio del garrote el 11 de mayo de 1881.

Juan Diaz nos deja la cuestión de su progresiva crueldad en los asesinatos. Los factores circunstanciales como la posible resistencia del agredido, en numerosos crímenes sexuales de tipo serial se comprueba una seña creciente con las víctimas. Clavar una horquilla en el corazón o destripar a una mujer eran metáforas del acto sexual, que se volvía más violento a medida que se extendía el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: