Ráfagas de Historia El Primer Péndulo.

El Enigma del Primer Péndulo de la Historia.

Charles Huygens, un importante físico holandés del siglo XVII, tuvo la ocurrencia de regalar a Luis XIV el que está considerado como el primer péndulo de la historia.

El Rey Sol lo conservo durante toda la vida y fue por ello la envidia y admiración de la corte francesa.

El 1 de septiembre de 1715, a las 7:45, el aparato se quedó inmóvil: el monarca acababa de fallecer.

Huygens no puedo dar respuesta a este insólito hecho, pues ya estaba muerto hacia diez años.

¡¡IMPRESIONANTE!! ¿NO CREEN?.

Existen muchas historias y casos criminales donde se establece la hora de muerte del sujeto a la hora en la que su reloj dejo de funcionar o se detuvo marcando con gran precisión el tiempo del deceso. Circunstancia tan notable que se puede ver en las series de crímenes como Criminal Minds o SCI Las Vegas, Miami, Nueva York, así como la intrínseca necesidad del ser humano por medir el tiempo [Medición del Tiempo] .Pero ahora imagínense tener un reloj que nos diga la hora de nuestra muerte…

David Kendrick un buen día decidió inventar un reloj que marcase el tiempo de vida que le queda a su propietario con la idea de concientizar a las personas de que el tiempo es demasiado valioso como para malgastarlo. Y bajo esta idea en 1991 patento su reloj “Life expectancy Timepiece”.

Este reloj de pulsera tiene un gadget que predice cuando va a morir el propietario basándose en todo tipo de datos estadísticos personales, tales como: la edad que alcanzaron sus padres, el estado civil, su nivel económico o la cantidad de ejercicio que hace, si fuma, bebe y su propensión a contraer enfermedades.

En la actualidad ya está en el mercado un reloj similar al de la idea de David Kendrick, pero desarrollado por un sueco que se le ocurrió la idea tras la muerte de su abuelo, quien le hizo reflexionar sobre la caducidad de la vida y me hizo comprender la importancia de disfrutar cada momento, porque si todos fuéramos conscientes de que se aproxima nuestro fin seguramente realizaríamos elecciones mejores en nuestra vida. Esto es por lo que más que un reloj de la muerte lo considero una especie de aparato de la felicidad. (Daily Express)

Este reloj ya se encuentra a la venta. Se llama Tikker y el precio es de 43 euros.

Qué bueno que no utilizo reloj, aunque definitivamente no podría ponerme uno que predijera -aunque fuese un gadget- el tiempo de mi muerte. ¡¡Que estrés!! Viviría en angustia constante ante la necesidad de ver y no ver el reloj sin poderme enfocar en vivir mi vida…

Anuncios

Deja un comentario