El siglo XX y el Prejuicio Racial.

Ráfagas de Historia – El Prejuicio racial en el siglo XX.

Se podría decir que está desapareciendo el prejuicio racial o acaso el prejuicio es algo inevitable.

 

En el contexto racial cada raza es una minoría. Los blancos no hispanos constituyen un quinto de la población mundial y no constituirán sino un octavo al mediar el próximo siglo, sin embargo, los blancos como cualquier otra raza son y serán prejuiciados.

Comencemos nuestra ráfaga de historia en el año de 1942, cuando la mayoría de los norteamericanos estaban de acuerdo en separar a los negros en los tranvías y en los autobuses (Hyman y Sheatsley, 1956). Planteamiento que en la actualidad sonaría extremadamente raro, por lo que podríamos decir que el prejuicio tan marcado si ha desaparecido casi por completo.

En el mismo año, menos de un tercio de la población blanca apoyaba la integración racial en las escuelas y para 1980, hace apenas 38 años (2018) el 90% apoyo esta noción. Estos cambios son dramáticos considerando el pequeño fragmento de historia correspondiente a los años transcurridos desde 1942 e incluso desde que se practicaba la esclavitud.

1947 Cuando Kenneth Clark y Mamie Clark demostraron que muchos de ellos mantenían prejuicios contra los negros, la Suprema Corte declaro inconstitucionales las escuelas sesgadas en 1954, ante el peculiar interés ante el experimento realizado por Clark que consistía en dar a escoger a los niños afroamericanos entre muñecas blancas y negras, dando como resultado por la preferencia de muñecas blancas considerando en algunos casos a las muñecas negras como malas. (The Clark Doll Experiment ) Llevando a la sociedad a adoptar diferentes puntos de vista acerca de los negros y a la vez, de los negros sobre los blancos en cuanto a la similitud de rasgos tales como la inteligencia, la pereza y la dependencia (Jackman y Senter, 1981; Smedley y Bayton, 1978)

Aunque el prejuicio racial, notablemente ha disminuido; persiste su presencia todavía en los Estados Unidos ya que en 1993 la mayoría de los estadounidenses cree que la creciente diversidad que los inmigrantes traen a ese país es una amenaza a su cultura como nación. (Moore) y en 1994 la empresa Hurtado y cols entrevistaron a 390 establecimientos de educación superior y universidades concluyendo que el 53% de los estadounidenses afroamericanos se sintieron excluidos de las actividades sociales: mismo sentimiento expresado por el 24% de los asiaticoamericanos, el 16% de los mexicanoamericanos y el 6% de los europeos americanos). Tales relaciones entre la mayoría y la minoría trascienden más allá de la raza. En los equipos de baloncesto de la NBA, los jugadores constituyen la minoría son blancos y de igual manera se sienten segregados de las actividades sociales del grupo (Schoengeld, 1995)

En 1997 una encuesta efectuada por la empresa Gallup concluyo que la mitad de los afroamericanos perciben que han tenido que afrontar alguna forma de discriminación en los treinta días previos a la entrevista y 3 de cada 10 miembros hacían comparas y 2 de 10 tenían que comer fuera o en el trabajo. Sin embargo, los matrimonios interraciales han aumentado en la mayoría de los países; por ejemplo, en los Estados Unidos aumento de 310,000 parejas en 1970 a 1,400,000 en 1995 (Bureau of the Census, 1996)

Lamentablemente la información se establece hacia el pueblo americano – quizás porque es el más afectado por causas raciales-  pero en Europa también se albergan resentimientos contra los inmigrantes: los turcos en Alemania, africanos en Francia y asiáticos en Inglaterra). En la India se acepta hoy en día que alguien de casta inferior visite la casa, pero no se consideraría la posibilidad de casarse con tal persona (Sharma, 1981) En América Latina, la diferencia racial debe de ser pasmoso, aunque no se realicen estudios y encuestas como las de Gallup, creo que en unos años se va a convertir en un tema relevante.

Para terminar, en una encuesta nacional entre los estadounidenses, el 75% dijo que estaría dispuesto a “comprar en una tienda cuyo dueño fuera homosexual” pero solo el 39% estaría dispuesto a “visitar a un médico homosexual” (Henry, 1994)

Como ven: ¿El prejuicio social permanece o tiende a desaparecer?

Anuncios

Deja un comentario