Saltar al contenido.
Anuncios

Géminis

Géminis es el signo del poder de adaptación a las circunstancias más variadas, de la inteligencia vivía y flexible, de la comunicación, de la elocuencia, de la sociabilidad, pero también puede caracterizarse la persona nativa por ser ligera, cambiante e influenciable.

Datos generales de Géminis

Regente: Mercurio (Hermes) – complementario / opuesto Sagitario.
Colores: Todos los que manifiestan a la primavera.
Metal: Mercurio | Piedras: berilo y Granate.
Correspondencia Anatómica: Manos, brazos y pulmones.
Estación: La primavera, cuando aparecen las flores, los frutos verdes y los polluelos. Las abejas y las mariposas vuelan libremente. Los días se alargan y el aire es más suave. Todo nos empuja a la vida en comunicación con la naturaleza, a la despreocupación, a la ligereza.
Elemento: El aire, cargado de los efluvios primaverales, tomados de las hierbas y de las flores. Es inaprensible, móvil, difuso, pero muy agradable y ligero.

Palabras Clave: intercambio, comunicación, movilidad, adaptabilidad, agilidad, curiosidad, inteligencia viva, nerviosismo, sentido de relación, inconformismo.

Géminis es el tercer signo del zodiaco, mutable, cierra el ciclo de primaveral correspondiente al saber ancestral que corresponde al periodo de la floración: cuando el Sol entra en este signo astral el 20 o 21 de mayo y reside en el hasta el 20 o 21 de junio, según los años.

Géminis se identifica, evidentemente, con los gemelos del zodiaco. A menudo se le representa mediante dos niños cuyo parecido es perfecto y que se dan la mano cariñosamente.

El hecho de ser gemelo engendra una cierta plenitud, en parte debida a que uno no ha estado nuca solo y no lo estará jamás. Así pues, se trata más de una identificación con el doble que de una dualidad. En cierto modo podría decirse que el nacido bajo este signo está animado por una voluntad inconsciente de identificarse con otro para reencontrar esta fusión primordial que ha conocido con su gemelo.

Ahora bien, esta ausencia de diferenciación entre él y su otro -sí mismo-, contrario y complementario, pero no opuesto, ni contradictorio, está perfectamente representada por el mito del andrógino: el ser dotado de dos sexos indiferenciados, parecido a la tierra y el cielo antes de que estuvieran separados, según las leyendas cosmogónicas universales.

De hecho, en todos los confines del globo, los mitos antiguos de la creación son unánimes al narrar que, en el inicio de los tiempos, existía un ser original hombre y mujer, un andrógino primigenio, que fue dividido en dos seres independientes de gran parecido: el hombre y la mujer.

En la cábala y diferentes leyendas judías, Adán, carácter masculino, era también “Adana” elemento femenino totalmente diferenciado de lo masculino.

Los mitos de Géminis siempre hacen alusión a la doble naturaleza del hombre. En Mesopotamia eran llamados los Grandes Gemelos. Estos dos seres de apariencia semejante simbolizan, casi siempre, uno el espíritu del bien y el otro, el espíritu del mal, sin que nada en su aspecto físico nos permita diferenciarles. La buena conciencia y el espíritu maligno a menudo emplean la misma voz para hablarnos: evidentemente, la nuestra. Entonces, nos damos cuenta de que siempre hay dos vías posibles en nosotros, dos voces de una, cuyo discurso puede parecer perfectamente idéntico, pero no así sus intenciones.

En muchas cosmogonías, se admite y se muestra con evidencia la naturaleza andrógina del ser humano. Así, una leyenda esquimal, transmitida por el explorador Knud Rasmuseen, es análoga al nacimiento de Eva según el relato bíblico: Se dice que en otro tiempo, el mundo se rompió en pedazos y todo ser viviente fue destruido. Cayeron del cielo potentes trombas de agua y la tierra fue destruida. A continuación, aparecieron dos hombres en la tierra. Venían de las colinas de la tierra; nacieron así. Ya eran adultos cuando emergieron del suelo. Vivian juntos como marido y mujer y al poco tiempo uno de ellos se convirtió en niño. Luego, el que había sido el marido canto una canción mágica: “Aquí un ser humano, aquí un pene. Que su abertura sea ancha y espaciosa. Abertura, abertura, abertura”. Cuando hubo cantado dichas palabras, el pene del hombre se rompió con gran estruendo y se convirtió en mujer, que dio a luz a un niño. Gracias a ellos tres, la humanidad se multiplico.

Caracterología del signo zodiacal GÉMINIS.

Temperamento melancólico, nervioso y sometido a una agitación mental que estimula su curiosidad y su inteligencia o que le empuja a dispersarse.

Despreocupación y frivolidad que engendran a menudo un comportamiento irresponsable.

Tendencia a jugar con su vida más que a vivirla, a no tomarse en serio, a vivir como un eterno adolescente.

Identificación con el otro por mimetismo, por juego o con la esperanza de descubrir su verdadera personalidad.

Necesidad de simpatías, de contactos e intercambios variados. Necesita la mirada de los demás para saber quién es.

Carácter flexible, cambiante, adaptable, influenciable.

Espíritu abierto, móvil, critico a veces inestable o indeciso. Sentido del humor, de lo inmediato. Elocuente

Psicológicamente este signo corresponde a la integración social y de relaciones en su entorno natural, que favorece la búsqueda de su identidad.

En el amor, se considera narcisista, es más hábil para los juegos de amor que para los compromisos afectivos.

Decanatos de Géminis.

Existen tres dobles Géminis con múltiples facetas; pero cada uno de ellos es único en su género, como ilustra cada una de las tres figuras simbólicas de este signo.

El Primer Decanato de Géminis. (21 al 31 de mayo)

Los dos personajes que representan los primeros gemelos del zodiaco están desnudos, juntos y estrechamente entrelazados. No hay ninguna duda de que se trata de una pareja, el hombre a la derecha y la mujer a la izquierda.

El brazo derecho de la mujer a la izquierda. El brazo derecho de la mujer totalmente escondido tras el cuerpo del hombre, el brazo izquierdo del hombre oculto detrás del cuerpo de la mujer, de manera que el brazo derecho del hombre y el brazo izquierdo de la mujer, doblados y alzados hacia al cielo en 90°.

Estos dos personajes dan la impresión de formar un solo cuerpo con dos cabezas. Son casi siameses. Lo primero que les distingue, sin embargo, es la fuerza que depende del rostro del hombre y la dulzura que emana de la cara de la mujer. Por otro lado, el hombre tiene la pierna ligeramente doblada, un poco con la actitud del colgado mientras que la mujer tiene las piernas tensas. Pegados el uno al otro permanecen de pie, pero sus cuerpos se inclinan hacia la izquierda, formando un ángulo de 70° a 80° y uno se pregunta cómo es posible que no se caigan de esa posición. Simplemente es porque, al igual que Neptuno regente de este decano, les arrastran los torrentes, las corrientes del pensamiento e ideas propias de Mercurio, regente del signo, y dan la impresión de no estar diferenciados, es decir, de no estar inmersos aun en el universo de la dualidad.

Son verdaderos gemelos, pegado el uno al otro en el mismo embrión original.

Segundo Decanato de Géminis. (1 al 10 de junio)

La dualidad aparece en el segundo decanato. Más que una dualidad, se trata de una oposición, una lucha, un combate o una danza ritual, cuya salida será in duda mortal. En efecto, los gemelos de este decanato son dos hombres jóvenes, que se parecen y que luchan juntos. El de la izquierda está a punto de caer, y su compañero, inclinado encima de él, no se sabe muy bien si le retiene o le precipita hacia el suelo, ya que el dibujo es ambiguo.

¿Se trata de violencia y lucha? O bien ¿convivencia y benevolencia?

Podríamos relacionarlos con Caín y Abel, cuya historia simbólica tiene un alcance mayor que el de un simple relato que ilustra una querella fratricida o el combate de Job con el ángel, que, de hecho, se enfrenta y lucha consigo mismo, donde la palabra utilizada para describir la lucha significa “abrazo”. A partir de ahí, vemos más claramente la ambigüedad que se desprende del dibujo que figura en el decanato, donde nos preguntamos si los dos personajes luchan o se abrazan, combaten o bailan…

Tercer Decanato de Géminis. (11 al 20 de junio)

La imagen simboliza el tercer decanato es la que escogemos casi siempre para representar este signo doble. Se trata de un joven y una joven en pie, con la mano izquierda del joven puesta sobre el hombro de la joven, y la mano derecha de la joven puesta sobre la cadera derecha del joven.

Efectivamente, estos dos personajes se parecen de forma sorprendente. Al observarlos, nos viene a la memoria el arcano mayor del sol, que presenta cierta analogía con este decano, llamado discernimiento. La mano del chico colocada sobre el hombro de la chica nos remite a todo lo que el hombro simboliza: el extremo final del hombre, la tierra prometido, la sabiduría revelada, la nueva aurora. En cuanto a la joven, si su mano se encuentra en la cadera del joven, es para subrayar que igual que Jacob se desencajo una articulación de la pierna durante la lucha contra el ángel (Genesis 32,25), el hombre es cojo. Le falta una parte de si mismo, y lo que simboliza el hombre en la mujer, lo significa la cadera en el caso del hombre. Así, lo largo de los tres decanatos de este signo, partimos de una pareja original, no diferenciada, para acabar en la unido de los contrarios que, en el fondo, se parecen, pasando por la dualidad. Nos encontramos aquí en un universo donde domina el juego de relaciones.

Al igual que en el combate de Job con e Ángel, en este juego, quien pierde, gana.

Referencias.
Aprender y conocer la astrología y las artes adivinatorias | La biblia de la Astrología | Enciclopedia de los símbolos esotéricos | Gran diccionario de ocultismo |

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: