Saltar al contenido.
Anuncios

ESTADOS DE CONCIENCIA.

Conciencia: El hecho de percatarse de las sensaciones, pensamientos y sentimientos que se experimentan en un momento determinado.

Es la comprensión subjetiva tanto del ambiente que nos rodea como de nuestro mundo interno privado, inobservable para los demás.

DORMIR Y SOÑAR.

Se sabe que los individuos que sufren de este trastorno han golpeado a otras personas, roto ventanas y perforado paredes, todo ello mientras se encontraban profundamente dormidos. Además, con la ayuda del clonazepam, un fármaco que suprime el movimiento mientras dormimos, su trastorno desapareció.

La gente atraviesa por cuatro fases distintas de sueño a lo largo del descanso nocturno, pasando por ciclos que duran alrededor de 90 minutos.

Fase 1: Estado de transición entre la vigilia y el sueño, caracterizado por ondas cerebrales relativamente rápidas y de bajo voltaje.
Fase 2: Sueño más profundo que el de la fase 1, caracterizado por un patrón de onda más lente y regular, con interrupciones momentáneas de husos del sueño.
Fase 3: Sueño caracterizado por ondas cerebrales lentas, con crestas y valles más amplios en el patrón de ondas.
Fase 4: Etapa más profunda del sueño, durante la cual somos menos sensibles a la estimulación externa.

Sueño con movimientos oculares rápidos (sueño MOR): Fase que abarca alrededor de 20% del tiempo de sueño de los adultos, caracterizado por aumento del ritmo cardíaco, de la presión arterial y del ritmo respiratorio; erecciones en los hombres; movimientos oculares y la experiencia de soñar.

Experimentos con ratas muestran que la privación fatal de sueño causa la muerte. Aunque sabemos que es necesario algo de sueño, no sabemos con exactitud cuánto se requiere de manera imprescindible.

Las personas que han participado en experimentos de privación de sueño, durante periodos de hasta 200 horas, se sienten cansados e irritables, no pueden concentrarse y muestran perdida de creatividad, aunque después de una privación menor. También presentan disminución en la capacidad de razonamiento lógico.

Después de que se les permite dormir de forma normal, retornan con rapidez a las condiciones normales y son capaces de desempeñarse en los niveles previos a la privación desees de solo unos cuantos días.

Uno de los Trastornos más conocido es el afectivo estacional, una forma de depresión severa en la que los sentimientos de desesperación y desesperanza aumentan durante el invierno y disminuye durante el resto del año. Este trastorno parece ser el resultado de la brevedad y la penumbra de los días invernales.

Teorías de los Sueños.

Teoría de la satisfacción de los deseos inconscientes.

Teoría de Sigmund Freud en la que propone que los sueños representan deseos inconscientes que quien sueña desea satisfacer. Contenidos latentes cuyos significados que contienen un guion explicito comenta Freud se disfrazan en sueños ocultando temas obvios los cuales reprimidos.

Teoría del desaprendizaje.

Teoría que propone que los sueños no tienen significado alguno, sino que funcionan para librarnos de información innecesaria que hagamos acumulado durante el día.

Teoría de soñar para sobrevivir.

Teoría que sugiere que los sueños permiten reconsiderar y reprocesar información vital para nuestra sobre vivencia cotidiana.

Teoría de la activación y la síntesis.

Teoría de Hobson que asegura que el cerebro produce energía eléctrica aleatoria durante el sueño MOR que estimula los recuerdos almacenados en diversas partes del cerebro.

Conclusiones.

  • Los sueños si tienen significado. Representan preocupaciones respecto a nuestra vida cotidiana, ilustran nuestras incertidumbres, indecisiones, ideas y deseos. En este sentido, se considera que los sueños son congruentes con la vida diaria. En lugar de tratarse de deseos disfrazados, como sugiere Freud, representan preocupaciones centrales surgidas de las experiencias cotidianas.
  • Parece probable que el contenido específico de nuestros sueños es único para cada uno de nosotros y de alguna manera representa patrones y preocupaciones significativos. A son de cuentas, los sueños pueden proporcionar claves acerca de las experiencias que en algún nivel de conciencia tienen la mayor importancia para nosotros.
  • El sueño puede desempeñar una función para ayudarnos a recordar material al que hemos sido expuestos con anterioridad.

Anormalidades.

Ensoñaciones diurnas: Fantasías que las personas construyen en estado de vigilia. Están más sujetas al control de las personas. Por lo tanto, su contenido está más relacionado con sucesos inmediatos del ambiente que el contenido de los sueños que ocurren cuando dormimos.

Apnea del sueño: una condición en la cual la persona tiene dificultades para respirar y dormir de forma simultánea. Esta anormalidad del sueño puede explicar el síndrome de muerte infantil súbitas, un misterioso asesino de bebes aparentemente normales que mueren mientras duermen.

La narcolepsia: es una necesidad incontrolable de dormir durante periodos cortos en el día. Sin importar el tipo de actividad que realiza: sostener una conversación calorada, hacer ejercicio o conducir un automóvil, el narcoleptico súbitamente se queda dormido.

Como dormir mejor.

  • Haga ejercicio durante el día y evite las siestas.
  • Elija un horario de sueño regular y llévelo a cabo.
  • No utilice su cama como un área para realizar todo tipo de actividades.
  • Evite las bebidas que contengan cafeína.
  • Beba un vaso con leche tibia a la hora de acostarse.
  • Evite ingerir píldoras para dormir.
  • Trate de no dormirse.

HIPNOSIS Y MEDITACIÓN.

Hipnosis.

Estado de mayor susceptibilidad a las sugestiones de otros.

A pesar de su obediencia cuando están hipnotizadas, las personas no pierden toda su voluntad. No realizaran actos antisociales o autodestructivos. La gente no revelara verdades ocultas acerca de si misma, e incluso es capaz de mentir. Es más, no se puede hipnotizar a las personas contra su voluntad, a pesar de la creencia popular de lo contrario.

Meditación.

Técnica aprendida para re-enfocar la atención que produce un estado alterado de conciencia.

ALTAS Y BAJAS DE LA CONCIENCIA: EL CONSUMO DE DROGAS.

Drogas psicoactivas: Drogas que influyen en las emociones percepciones y comportamiento de una persona.
Drogas adictivas: Drogas que producen una dependencia biológica o psicológica en el usuario, y en las que la abstinencia conduce a un anhelo por la droga que, en algunos casos, puede ser casi irresistible.

Estimulantes.

La cafeína es uno de los diversos estimulantes que afectan al sistema nervioso central causando un aumento del ritmo cardíaco, de la presión arterial y de la tensión muscular. La cafeína no sólo está presente en el café; es un ingrediente importante del té, de algunos refrescos y también del chocolate.

La cafeína produce diversas reacciones. Sus principales efectos sobre el comportamiento son un aumento de la capacidad de atención y una disminución en el tiempo de reacción. La cafeína produce diversas reacciones. Sus principales efectos sobre el comportamiento son un aumento de la capacidad de atención y una disminución en el tiempo de reacción. La cafeína también puede motivar un mejoramiento del humor, probablemente debido a que imita los efectos de una sustancia química presente en el cerebro de forma natural, denominada adenosina. Sin embargo, demasiada cafeína puede provocar nerviosismo e insomnio. Pueden generar una dependencia biológica así como jaquecas o depresión.

Otro estimulante común es la nicotina que activa mecanismos neuronales similares a los activados por la cocaína, la cual, como veremos a continuación, también es muy adictiva.

Cocaína.

La cocaína se inhala o aspira a través de la nariz, se fuma o se inyecta directamente al torrente sanguíneo. El cuerpo la absorbe con rapidez, y hace efecto casi de inmediato.

Cuando se le consume en cantidades pequeñas, la cocaína produce sensaciones de profundo bienestar psicológico, aumento de confianza y estado de alerta.
La cocaína produce su viaje por medio del neurotransmisor denominado dopamina. Como recordará la dopamina es una de las sustancias químicas que transmiten mensajes entre las neuronas relacionadas con sentimientos ordinarios de placer.

Cuando la cocaína entra en el cerebro, bloquea la reabsorción de la dopamina sobrante. La cual genera sensaciones de placer.

En casos extremos, la cocaína puede provocar alucinaciones, una que en común consiste en ver insectos que se arrastran y caminan sobre el cuerpo del afectado. Por último, una sobredosis de cocaína puede provocar la muerte.

Anfetaminas.

Son estimulantes poderosas como la dexedrina y la bencedrina, conocidos de manera popular como aceleradores. La frase la velocidad te mata, se extendió cuando la droga causo un número creciente de muertes.

En pequeñas dosis, las anfetaminas producen una sensación de energía y alerta, locuacidad, aumento de confianza en sí mismo y un estado de ánimo elevado. Reducen la fatiga y aumentan la concentración. Las anfetaminas también provocan pérdida del apetito y aumento de la ansiedad y de la irritabilidad. Cuando se les ingiere durante periodos largos, las anfetaminas pueden producir en el usuario la sensación de ser perseguido por otros, así como una sensación general de suspicacia. Consume en cantidad excesiva, producen convulsiones y hasta la muerte.

Calmantes.

Drogas que desaceleran al sistema nervioso.

Consiste en entorpecerlo al provocar que las neuronas se activen con más lentitud. Dosis pequeñas provocan, por lo menos, sentimientos temporales de intoxicación (ebriedad) con una sensación de euforia y gozo. No obstante, cuando se consumen en grandes cantidades, el lenguaje se vuelve confuso, y se desarticula el control muscular, con la consiguiente dificultad para realizar movimientos. Por último, se puede llegar a perder por completo la conciencia.

Alcohol.

El más común de los calmantes. Aun cuando el alcohol es un calmante, la mayoría de las personas asegura que aumenta su sociabilidad y bienestar. La discrepancia entre los efectos reales del alcohol y los percibidos obedece a los efectos iniciales que produce en la mayoría de los usuarios: liberación de la tensión, sentimientos de felicidad, y pérdida de inhibiciones.

Barbitúricos.

Los barbitúricos, que incluyen drogas como el nembutal, el seconal y el fenobarbital, constituyen otro tipo de calmantes. Los médicos los recetan con frecuencia para inducir sueño o reducir el estrés. Esta clase de fármacos produce una sensación de relajamiento. No obstante, también genera adicción psicológica y física, y cuando se les combina con el alcohol, pueden ser mortales, debido a que semejante mezcla relaja los músculos del diafragma a tal grado que el sujeto no puede respirar. La droga callejera a la que se denomina cualud está muy relacionada con la familia de los barbitúricos y con ella se asocian peligrosos similares.

Narcóticos.

Drogas que aumentan el relajamiento y alivian el dolor y la ansiedad.

La morfina y la heroína, se obtienen de la amapola. Aunque la morfina se utiliza médicamente para controlar dolores agudos, la heroína es ilegal.

Los consumidores de heroína por lo general se inyectan la droga directamente en las venas con una jeringa hipodérmica. Se ha descrito el efecto inmediato como un arrebato de bienestar, similar en algunos aspectos al orgasmo sexual, e igualmente difícil de describir. Después de ese arrebato, quien consume heroína experimenta una sensación de bienestar y paz que dura de tres a cinco horas. Sin embargo, cuando pasan los efectos de la droga, el sujeto siente una enorme ansiedad y un deseo desesperado por repetir la experiencia. Además, en cada ocasión se requiere de mayores cantidades de heroína para producir el mismo efecto placentero. Esto conduce a un ciclo de adicción biológica y psicológica: el consumidor de heroína se inyecta de manera constante o trata de obtener cantidades cada vez mayores de droga. Con el tiempo, la vida del adicto acaba por centrarse en la heroína.

La metadona es una sustancia química sintética que satisface los anhelos fisiológicos del adicto por la droga, sin proporcionarle el viaje que suele acompañar a la droga. Cuando se recetan dosis regulares de metadona a los adictos de la heroína, estos son capaces de desempeñarse con relativa normalidad. No obstante, el empleo de metadona presenta una serie desventaja. Aunque acaba con la dependencia psicológica a la heroína, reemplaza la adicción biológica a la heroína con una adicción a la metadona.

Alucinógenos.

Drogas que son capaces de producir alucinaciones o cambios en el proceso de la percepción.

La marihuana, cuyo ingrediente activo, tetrahidrocannabinol (THC), se encuentra en una hierba silvestre: la cannabis. La marihuana se suele consumir en cigarrillos, aunque se puede cocinar y comer.

Los efectos de la marihuana varían de una persona a otra, pero en general consisten en sentimientos de euforia y bienestar. Las experiencias sensoriales parecen más vivas e intensas, y el sentido de importancia personal parece aumentar. La memoria puede deteriorarse, lo cual provoca que el consumidor de la droga se sienta agradablemente, en otro espacio. Por otra parte, los efectos no son positivos para todos. Cuando están deprimidas las personas, con el consumo de marihuana lo pueden estar aún más, puesto que la droga tiende a potenciar tanto los sentimientos, positivos como los negativos.

La marihuana tiene varias aplicaciones médicas; puede emplearse para prevenir la náusea causada por la quimioterapia, para tratar algunos síntomas del SIDA y para aliviar espasmos musculares en personas con lesiones en la médula espinal.

LSD y PCP.

Dos de los alucinógenos más potentes son la dietilamida del ácido lisérgico (LSD, lysergic acid diethylamide, conocida comúnmente como ácido), y la fenciclidina (PCP, phencyclidine, a la que se le suele llamar polvo de ángel). Ambas drogas afectan la operación cerebral del neurotransmisor denominado serotonina, lo cual provoca una alteración de la actividad de las células cerebrales y de la percepción.

EL LDS produce alucinaciones muy vividas. La percepción de los colores, los sonidos y las formas se altera tanto que incluso la experiencia mas insignificante, como ver los nudos en la madera de una mesa, puede parecer sumamente interesante y conmovedor. Nuestra percepción del tiempo se distorsiona y se pueden ver nuevos aspectos de los objetos y las personas; algunos consumidores de LSD han comentado que la droga aumenta su comprensión del mundo. No obstante, para otros la experiencia con LDS puede ser aterradora, en especial si quienes lo consumen han tenido dificultades emocionales en el pasado. Además, quienes lo han consumido pueden experimentar regresiones, estados en los que alucinan mucho tiempo después de haber consumido la droga.

La PCP también provoca fuertes alucinaciones; sin embargo, los efectos secundarios potenciales relacionados con su consumo la hacen incluso más peligrosa que el LSD. Grandes dosis de esta droga pueden causar paranoia y comportamiento destructivo; en algunos casos, quienes la consumen pueden tomarse violentos consigo mismo y con los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: