Saltar al contenido.
Anuncios

Historias que Inspiran LA CRUZ ROJA.

De un mal nació un bien
Gracias a la visión, la entrega y el tesón de una persona que logro un milagro.

El 24 de junio de 1859, se enfrentaron en batalla Francia y Austria, en la batalla de Solferino (Italia). Ese mismo día, un empresario, filántropo y humanista llamado Henry Dunant tuvo que viajar al norte de Italia, para atender algunos asuntos.

Al anochecer nuestro empresario suizo se encontró frente a las secuelas de la sangrienta batalla y pudo observar a 40,000 hombres abandonados a su suerte que yacían en el escenario. Dunant no puedo simplemente ver como los heridos morían sin asistencia y comenzó a convocar a los pueblos cercanos para socorrer a los heridos utilizando el lema “Tutti Fratelli” (Todos Hermanos). Sin embargo, la tarea le sobrepasaba sus fuerzas, así que pidió a los oficiales franceses que permitieran a los médicos austriacos que tienen presos le ayudasen con los heridos, sin distingos de nacionalidad.

Imagínense que tan grande fue la disposición observada a ayudar voluntariamente del Suizo Dunant que al final los oficiales le asignaron a cuatro médicos.

Tres años después de la batalla, Henry Dunant publico sus reflexiones sobre las impresiones y recuerdos causados por la batalla de Solferino con la finalidad de poder paliar situaciones parecidas en un libro llamado “un recuerdo de Solferino” donde planeaba la idea que después serían usadas para la sociedad de la Cruz Roja.

“La finalidad será cuidar de los heridos en tiempo de guerra por medio de voluntarios entusiastas y dedicados, perfectamente calificados para su trabajo” Henry Dunant (1828-1910)

Desde un primer momento, Dunant concibió las sociedades como entes neutrales, dispuestos a prestar ayuda humanitaria a quien la necesitara, independientemente de su raza, nacionalidad o creencias. Su idea la recogieron cuatro miembros de la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública que, junto con él, impulsaron el proyecto hasta la constitución formal en 1863 del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Un año después, el Comité Internacional de la Cruz Roja logró, con el apoyo del Gobierno Suizo, convocar a una conferencia diplomática en la que doce estados firmaron el Primer Convenio de Ginebra. En él se acordó:

1.            Proteger a los militares heridos en campaña.

2.            El carácter neutral y protección del personal sanitario y de los hospitales militares.

3.            La adopción del emblema de la Cruz Roja sobre fondo blanco como símbolo protector.

4.            El establecimiento de un comité permanente que se denominó “Comité Internacional de la Cruz Roja”.

5.            La promoción internacional de sociedades de socorro.

En su homenaje cada año, el 8 de mayo, fecha de nacimiento de Henry Dunant, se celebra el Día Mundial de la Cruz Roja.

¿Qué tal si conviertes en hechos tus buenas intenciones?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: