Saltar al contenido.
Anuncios

El paraguas en España y América.

Ráfagas de Historia EL PARAGUAS

Parte 3 de 4

En España del siglo XVIII, el paraguas arribo con gran fuerza tras la reincorporación del paraguas por Francia, la popularidad de Inglaterra y pese a la historia de mas de tres mil años; convirtiendo al paraguas en un objeto de deseo, rodeado de un halo de elitismo y prestigio: el producto más codiciado de su tiempo por parte de la nobleza y la corte española.

El paraguas fue percibido en España como objeto de deseo y codicia, al paso del tiempo, fue elemento de intimidad de los enamorados, como comentan algunas obras de la literatura española:

“Cuántos besos se robaron bajo las alas de estos murciélagos”
“¡Cuántos besos de amor amparó bajo los soportales de las plazas castellanas en los días lluviosos!”

Ramón Gómez de la Serna

Y es que, aunque parezca tonto, en un pueblo llano, simplemente nadie veía para que otra cosa pudiese servir susodicho aparato sino para apabullarse y agradecerse o besarse y conservar la blanca piel de las damas de los rayos del sol, que además estaba muy de moda en aquella época. Sin embargo, y curiosamente adquirió gran importancia la industria paragüera en España. Lo que supone una prueba fehaciente de la gran aprobación por parte del pueblo español.

Ante todo esto, se debe añadir lo que sucedía en América para justificar la industrialización del paraguas en España.  

¡Si! en esas lejanas tierras, personajes como Hernán Cortés, veían con gran asombro como la nobleza azteca daban paseos equipados con una especie de quitasoles o sombrillas por la ciudad de Tenochtitlan. Hecho que se refleja en algunos escritos de la época que todavía hoy se conservan y con el paso del tiempo, la colonización española junto con el resurgimiento del paraguas en Europa, hicieron que paulatinamente se fuera generalizando su uso en el resto de los países de América.

Como hemos dicho anteriormente, desde la caída del Imperio Romano hasta la finalización de la Edad Media, el paraguas prácticamente desapareció. Siendo los españoles uno de los primeros pueblos en volver a ver su uso gracias a Francia, Inglaterra y México.

Bastantes años más tarde, los ingleses también pudieron comprobar su empleo entre los nativos norteamericanos de las colonias americanas del Norte. Curiosamente los colonos ingleses aseguraban que veían a los indios discutiendo a paraguazos si surgían diferencias entre sus jefes en el transcurso de alguna ceremonia.

Ante esta gran aprobación, principalmente en Valencia y Barcelona, donde hasta hace no muchos años eran dos ciudades conocidas por su importante industria paragüera y en la actualidad, aunque no compitan en la fabricación contra el gigante chino, continúan dirigiendo a la industria manteniendo la vanguardia y moda tanto en paraguas y parasoles contemporáneos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: