Saltar al contenido.
Anuncios

Curioso e Interesante LA LECHUZA.

Algunas curiosidades que quizás no sabias sobre el ave Lechuza.

La lechuza común se extiende por casi todo el mundo. Solo falta en regiones muy frías (por ejemplo, el Ártico) y en puntos desérticos o excesivamente áridos. Tampoco se la puede ver en algunas islas del Pacífico, en casi toda Indonesia o al norte del Himalaya. Está presente en Europa, excepto Escandinavia e Islandia. De hecho, es la única especie de la familia Tytonidae -titónidos- presente en Europa.

Las lechuzas conforman una familia de aves, los Tytonidae, con muy pocas especies (se estima que 16). De todas las especies, la más abundante es la lechuza común o Tyto alba, pero, ojo, hay descritas 46 subespecies de Tyto alba, y algunas son candidatas a convertirse en especies por tener diferencias significativas.

Miden entre 32 y 40 centímetros de altura. Más o menos lo que mide un periódico y llegan a pesar entre 430 y 620 gramos.

Los búhos, las lechuzas, los mochuelos, los autillos o los cárabos pertenecen al mismo orden de aves, los estrigtiformes o rapaces nocturnos. Este orden se divide en dos familias, los titónidos o lechuzas; y los estrígidos (Strigidae), que incluye al resto. Así que no, las lechuzas no son búhos. La confusión viene del inglés, donde todas las rapaces nocturnas se denominan owl(por ejemplo, lechuza es barn owl o búho de granero. El cárabo uralense es Ural owl) y desentendiendo de la especie, las lechuzas difieren de los búhos. Por ejemplo:  el búho real, el más común en la península española, se diferencia fundamentalmente por los ojos -amarillos en el caso del búho, negros en el caso de la lechuza-, y en que el búho es de mayor envergadura. El búho real no tiene disco facial tan marcado y presenta unas plumas a ambos lados de su cabeza (los penachos). Por cierto, aunque lo parezca, los penachos no son orejas.

Las lechuzas oyen con la oreja en la cara y son conocidas por su prodigioso sentido del oído el cual tiene un elemento característico: su disco facial, que además de cumplir con las típicas funciones de una cara, el disco actúa como una suerte de antena parabólica que capta y distribuye el sonido hacia los dos oídos del ave, convenientemente escondidos a ambos lados de la cara. Por así decirlo, la cara de la lechuza es una gran oreja parabólica lo que le permite triangular la posición de algo en función del sonido (fenómeno llamado ecolocalizacion).

Las Lechuzas son carnívoras y suelen alimentarse de pequeños mamíferos como los ratones o topillos. Por eso, en muchos países europeos, se han considerado aliadas de la gente del campo.  De hecho, existen y auténticas redes de postes y de cajas nido para permitir que las lechuzas coman los ratones que afectan a los cultivos. Incluso existen graneros adaptados para que aniden. Engullen a sus presas por completo, pero no digieren ni la piel, ni el pelo ni los esqueletos. Este tipo de desechos son regurgitados posteriormente en una bola conocida como egrapópila. Si te encuentras una especie de bola y huesos oscura y poco brillante, es que hay una lechuza por la zona.

A diferencia de la mayoría de las aves, los ojos de la lechuza están en posición frontal: así pueden calcular la profundidad y observar la realidad en tres dimensiones. Para poder ver lateralmente, su cuello les permite girar la cabeza 180 grados a cada lado. Su vista tiene casi el doble de sensibilidad a la luz que la del ser humano y nota todo lo que se mueve así que, para despistarla, lo mejor es permanecer completamente quieto. Sus ojos también funcionan bien a la luz del día pero los destellos repentinos -por ejemplo, de coches- pueden cegar su vista momentáneamente.

Se estima que la media de vida de las lechuzas es de cuatro años, aunque existen registros de lechuzas con 15, 17 e incluso 25 años de edad. Esta media tan corta se debe a que la mortalidad en el primer año es amplia y el ser humano no está poniendo fáciles las cosas.

Son increíblemente fieles a su pareja y al territorio donde se asientan, no son muy territoriales por lo que comparten la zona con otras parejas o individuos.

El elemento más distintivo es que la mayoría de las hembras presentan unas pequeñas pecas marrones en el pecho mientras que, en los machos, suele ser completamente blanco.

Su canto es de gran variedad de vocalizaciones, todas estridentes. El sonido más escuchado es un siseo muy sonoro y metálico, que aumenta a medida que el ave lo emite. Lo cierto es que es perfecto para una película de miedo.

La lechuza se asoció a la noche y por consiguiente a la Luna y aunque sea cierto que al tener hábitos nocturnos y un sonido que podría parecer un bufido humano, se las ha asociado a los malos augurios, pero también hay culturas que las identifican con cuestiones más agradables como, por ejemplo, la sabiduría o para los aztecas, así como para los antepasados de la civilización inca, simbolizaba la Casa del Día.

Saber+ Símbolos, mitos y leyendas LA LECHUZA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: