Conociendo a LA SACERDOTISA del Tarot.

“La Señora de la Eternidad” o “La Sacerdotisa de la Estrella Plateada”.

Durante muchos años se llamó La Papisa, considerada la consorte del Papa. Pero por circunstancias asociadas al vaticano cambio a Juno la diosa greco-romana y actualmente se conoce como La Suma Sacerdotisa.

La vida es un juego – dice el Mago.
Pero tiene sus normas – revela la Sacerdotisa.

El segundo arcano mayor del tarot ilustra sus palabras con el libro abierto que porta en sus manos. El libro es el símbolo del conocimiento revelado, del saber transmitido, transcrito, protegido, que esta al alcance de cada uno de nosotros, por poco que se le quiera consultar.

No se trata de libros científicos como se supondría en la actualidad, sino de algo reservado ya que este arcano es muy selectivo en cuanto al conocimiento. Aspira a penetrar y a tener las claves de los misterios de la vida, los principios primordiales, esenciales, los secretos de toda manifestación que dan a la vida en la Tierra su carácter único y sagrado.

La sacerdotisa es una mujer silenciosa, secreta, clarividente, ilustrada que ejerce las ciencias de la vida, las ciencias del alma. Es una partera de almas, quien ayuda al ser que consulta a nacer o renacer, a revelarse, a realizarse.

Se contenta con cumplir lo que otros han cumplido antes que ella y que cumplirán después. Se inscribe en una tradición, una continuidad del saber y de la conciencia de donde ella extrae su sabiduría.

La Sacerdotisa encarna el principio Yin universal, lo femenino, receptivo y conservador del universo.

Es la actitud de silencio, contemplación, serenidad y observación interior. Su atención esta dirigida al mundo interno, ella esta conectada con su íntimo, conoce su corazón. Esto hace que tenga acceso a la sabiduría proveniente de lo intuitivo e instintivo.

Es conocida como la depositaria de la sabiduría oculta que entregara su conocimiento a quienes ella misma elija.

Se encuentra sentada con los ojos cerrados, dejando que todo acontezca por si mismo, en contacto con su íntimo, en profunda meditación, sin mente, sin proyecciones al futuro ni anclas en el pasado, sin objetivos, en un eterno presente, se deleita con su propio ser.

Para Jung La Sacerdotisa se relaciona con la función psíquica de la intuición, mientras que otros autores, basados en las cualidades de la Luna, la relacionan con el continuo movimiento de vaivén, momentos favorables y desfavorables, atracciones y repulsiones alternándose rítmicamente.

Anuncios

Deja un comentario