Conociendo a LOS AMANTES del Tarot.

“El Hijo de la Voz” o “El Oráculo de los dioses poderosos”.

En el tarot de Marsella es llamado el enamorado, también conocido como matrimonio, pero Eliphas Levi le cambio el nombre a Los Amantes seguido por Rider-Waite y A. Crowley.

El enamorado se encuentra en la situación del individuo que se abandona a sus inclinaciones naturales, que elige y es elegido, ya sea por otra persona, por las circunstancias o por el destino: ama y es amado.

Esta lamina está en analogía con la sexta legra del alfabeto hebreo que equivale a la conjunción copulativa “y”, la cual establece una unión, un vínculo que podemos observar en la imagen – entre los jóvenes.

La pareja que se une es una representación simbólica de la unión de los contrarios, sin la cual el ser y el mundo no encontrarían nunca el reposo. Se trata de la asociación de dos polaridades, positiva y negativa, del bien y del mal, del Cielo y la Tierra, del día y de la noche, de la vida y la muerte…

El personaje central es aquel quien se casa con el mundo, la naturaleza, la vida. Al unirse con su polaridad, abandonándose y sometiéndose a su destino, al dejarse seducir, el también seduce. Así, ira transformándose en un ser libre, victorioso, un ser unificado que nunca mas se vera desgarrado por sentimientos, deseos, pensamientos o actos contradictorios.

Es el verdadero sentido de la elección: tomar una orientación y mantenerla, impedir los elementos o los acontecimientos exteriores, que influyen en nuestras decisiones y pueden inducirnos a dispersarnos, dividirnos y perdernos.

Este arcano nos muestra en su sentido más elevado de la creación del universo por la interacción amorosa de los principios femenino y masculino. Podemos decir, que cualquier manifestación concreta, la energía primordial tiene que polarizarse dando lugar a los opuestos de cuya integración surge el universo.

La idea de unión simboliza el comienzo de integración, complementación de la polaridad. La fuerza que lleva a la unión procede de la separación y viceversa. Representa el análisis, lo separado, que da lugar a la síntesis.

Este proceso se da desde el nivel subatómico, donde únicamente podemos hablar de partículas como la interacción energética de otras subpartículas, hasta el nivel macrocosmico.

Relacionado al hombre podemos ver dos caminos. Uno es la unión consigo mismo y por ende con toda la existencia, donde el ejercicio de la libre voluntad lleva a la integración del consciente con el inconsciente. El otro, es el de la división interna, de la fijación en la programación infantil o en las doctrinas que disocian la realidad en lo bueno y lo malo y el comportamiento en lo permitido y lo prohibido, y que acaban con la voluntad llevando al individuo a vivir en la frustración.

Anuncios

Deja un comentario