Teoría de la Pulsión Clark Hull

La fuente de la motivación es la fisiología.

La pulsión es una fuente de energía de reserva compuesta de todas las deficiencias, alteraciones actuales del cuerpo; las necesidades particulares de alimento, agua, sexo, sueño y demás se sumaban para construir una necesidad corporal total.

Para Hull, al igual que para Freud, la motivación (pulsión) tenía una base puramente fisiológica y las necesidades corporales eran la fuente máxima de la motivación.

Esta teoría de pulsión elaborada por Hull contaba con una característica única que indicaba que la motivación se podría predecir antes de que ocurriera.  Hecho que ni con el instinto ni con la voluntad establecidos anteriormente se podría  predecir a priori cuando y si estaría motivada una persona o no.

Si se privaba a un animal de comida, agua, sexo o sueño, entonces la pulsión de dicha privación crecería inevitablemente en proporción al tiempo de dicha privación. La Pulsión era una función monotonía creciente de la necesidad corporal total, que en si misma era una función monotonía creciente de las horas de privación.

Anuncios

El hecho de que se pudiera conocer la pulsión a partir de las condiciones ambientales antecedentes, marco el comienzo del estudio científico de la motivación. Esto se debía a que si se sabía cuales condiciones ambientales creaban la motivación, entonces se podría manipular (predecir) los estados motivacionales dentro del laboratorio. También se podrían explorar los efectos del estado motivacional manipulado sobre una variedad de desenlaces.

La pulsión surgía a partir de una variedad de alteraciones corporales, incluyendo hambre, sed, sexo, sueño, dolor, privación de aire, aumento en temperatura, presiones urinarias, actividad, construcción del nido y cuidado de las crías (Hull, 1943) Una vez que surgía, la pulsión energizaba la conducta, sin embargo, no la dirigía.

Quien dirigía la conducta energizada era el habito, como diría Hebb (1955)”La pulsión es un energizador, no una guía”. Los habitos que guían la conducta provenían del aprendizaje y este ocurría en consecuencia del reforzamiento. Las investigaciones de Hull lo condujeron a argumentar que si una respuesta se seguía rápidamente de una reducción en la pulsión, sucedía el aprendizaje y el habito se veía reforzado. Cualquier repuesta que reducía el pulsión producía un reforzamiento y el animal aprendía que respuesta producía una reducción de la pulsión en esa situación particular. Para mostrar la forma en que el habito y la pulsión producían en la conducta, Hull desarrollo esta fórmula:

E = H x D

E – es la fuerza de la conducta (potencial excitatorio) en la presencia de un estímulo particular.

H – es la fuerza del habito (probabilidad de una respuesta particular)

D – es la pulsión.

La multiplicación es importante en cuanto a que la conducta sucedió únicamente cuando el habito y la pulsión se encuentran en niveles diferentes de cero. En otras palabras, sin pulsión o sin habito no hay actividad conductual.

Hull en base a su fórmula contemplo otra variable de gran importancia: La motivación incentiva: Las personas generalmente trabajan más por 50 dólares que por uno y debido a reconocer que la motivación podría surgir a partir de fuentes externas le asigno la “K” y modifico la formula.

E = H x D x K Tanto D como K eran factores motivacionales; el primero arraigado en la estimulación interna (alteraciones corporales) y el segundo arraigado en la estimulación externa (incentivos).

Neal Miller resumió la teoría de la pulsión de Clark Hull con la siguiente frase:

“Pulsión, señal, respuesta, recompensa”

La pulsión energizaba la acción en la dirección del estímulo (señal) que al obtenerse (gracias a la respuesta) reforzaba (recompensa) dicho patrón de pulsión clave respuesta de acción (sed – bebedero – beber – reforzamiento)

La teoría de la pulsión de Clark Hull fue muy popular, al grado de situarlo dentro de los diez personajes más importantes de la historia de la psicología a mediados del siglo pasado. Sin embargo, tuvo su ocaso porque dependía de tres suposiciones fundamentales:

  1. La pulsión surgía a partir de las necesidades corporales.
  2. La pulsión energizaba la conducta
  3. La reducción de la pulsión era reforzante y producía aprendizaje.

Con el tiempo se observaron que algunos motivos surgían sin una necesidad biológica – la anorexia hace que las personas no coman aunque tengan una tremenda necesidad biología. También la existencia de fuentes externas de motivación como las ambientales – una persona puede estar motivada a tomar refresco sin tener sed –

Con el tiempo, se evidencio cada vez más que la teoría de la pulsión se desvanecería y que los investigadores motivacionales requerirían expandir su búsqueda intelectual más allá de las grandes teorías de la pulsión.

Anuncios

Deja un comentario