Saltar al contenido.
Anuncios

Cuentos e Historias EL PÁJARO AZUL

Cuenta una vieja leyenda de la india que, en tiempos antiguos, uno sabio soñó que debía presentarse ante al maharajá de su localidad y contarle la historia del pájaro azul. Al parecer esa vieja leyenda podría ayudarle a curarse de la extraña dolencia que padecía sin que ningún doctor pudiese curarla.

Así fue. Al día siguiente, el sabio se presento en el palacio pidiendo ser recibido por el monarca. Este, a pesar de no estar bien de salud accedió movido por una extraña sensación al saber que quizás ese ermitaño de las montañas venia a ofrecerle los medio para que se curase.

Con cierto interés mando a su guardia que lo trajera ante su presencia. Al ver al sabio, apresuradamente le pregunto si conocía la curación para la profunda tristeza y vacío interior que venia padeciendo y que parecía no tener solución.

Anuncios

El sabio contesto:

-Vengo a ofrecerle la única solución a su mal que al igual que miles de seres humanos, padecen y no saben como curar.

-Dime- dijo apresuradamente el Rey – ¿es alguna planta que solo tu conoces?

-oh, no señor, – contesto el anciano, – es tan solo una vieja leyenda-

El rostro del maharajá dibujo una mueca de sorpresa y exclamo:

-Una leyenda, ¿y con eso pretendes curarme de tan profundo malestar que sume en un profundo vacío mi alma? Por un momento pensó si echarlo de palacio o escuchar, al no tener nada que perder permitió que el viejo prosiguiera.

-Esta no es una leyenda cualquiera señor, es real. Trata de un hermoso pájaro azul que vive oculto en algún profundo lugar y que tiene el preciado don de otorgar la mas completa felicidad a aquel que logre encontrarlo.

Dicho aquello y casi sin que el monarca se diese cuenta, el sabio dio media vuelta y desapareció dejando pensativo y sumido en sus pensamientos al maharajá. Esa noche se la paso reflexionando sobre tan increíble leyenda dándole vueltas en su cabeza. A la mañana siguiente y dejándose llevar por una extraña fuerza interior, decidió dejar su reino en manos de su consejero.

Y así lo hizo, sin contar a nadie el motivo de su partida, cogió algunas bolsas de monedas y partió en busca del pájaro azul por todos los confines de su reino. Años más tarde, volvió algo enfermo y envejecido, además de decepcionado pro el tiempo que el sabio le impulso a perder en busca de una quimera.

Durante unos minutos en soledad dentro de sus aposentos, decidía si debía mandar a matar al anciano y cortarle su cabeza o proseguir la búsqueda de tan insólito pájaro. Fatigado por los inconvenientes de tan pesado viaje, decidió posponer su decisión y dedicar algún tiempo a descansar y recuperarse de tanta fatiga vivida. El mal que anteriormente padecía seguía estando presente, pero ahora, además se sumaba la inquietud que sentía en el fondo de su alma por proseguir la búsqueda del pájaro azul.

Algo interior le decía que la leyenda era cierta y que tenia que seguir buscando, pero fuera de su reino. Pasados unos meses, movido por un profundo anhelo, decidió deshacerse de todas sus posesiones y renunciar a su cargo para dedicar el resto de su vida a tan ansiosa búsqueda.

Tras muchos años de búsqueda, moribundo y desencantado por no hallar lo que buscaba, regreso ya muy anciano y enfermo a las que habías sido sus tierras. Había visto todo tipo de hermosos pájaros de muchos colores y diferentes plumajes, pero ninguno que fuese de color azul.

Al llegar a la ciudad era de noche y el frio cada vez mayor por lo que sitiándose desfallecido, decidió pedir alberque para pasar la noche en el que había sido su palacio. El guardia de palacio, viendo que se trataba de su antiguo monarca y que este siempre le había tratado con respeto, le permitió pasar la noche en el sótano para que no fuera visto por sus superiores. Ayudándolo al pobre anciano a bajar los húmedos escalones por los que nadie había bajado desde hacia años, lo acomodo en una esquina y tras proveerle de algunos alimentos volvió a su puesto.

Esa noche, envuelto en la soledad y silencio del lugar, el anciano no pudo soportar el fracaso al que encamino su vida, dejándose llevar por una absurda leyenda y entre profundos sollozos cayo al suelo derrotado y vencido por el dolor. En ese momento, cuando sentía que sus ojos pronto iban a cerrarse para siempre, escucho un hermoso canto de un pájaro y volviéndose hacia el lugar del que procedía, observo con asombro en una jaula de oro, un hermoso y reluciente pájaro azul.

Su alma se lleno de jubilo y de una inmensa felicidad como nunca había experimentado en su vida. Su búsqueda había terminado. El pájaro azul de la felicidad existía realmente, peo no tenia que haber ido tan lejos a buscarlo, pues siempre había estado allí, en lo mas profundo de su mansión, donde nunca había bajado. En ese momento todas sus dolencias y tristezas desaparecieron y en su lugar, su conciencia se expandió entrando en la plenitud y dicha absoluta que se experimenta al entrar en el samadhi.

¿Cuántas veces has buscado la felicidad en el exterior, en productos o bienes materiales? La felicidad nunca se encontrará en el mundo exterior, siendo ella un estado interior. Por lo tanto, encuentra la en lo más profundo de tu ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: