Cuentos e Historias EL SUEÑO DEL CAZADOR.

En un lugar de la india, un experto cazador recorría la selva en busca de alguna pieza que sumar a su extensa colección de trofeos. Sintiéndose cansado, decidió sentarse un rato a la sombra de un árbol y recuperar fuerzas con algún refrigerio que llevaba en su mochila. Dejando su escopeta en el suelo abrió su Mochila y de repente escuchó el rugido de un tigre que se abalanzaba sobre él. Pero eso del pánico se levantó y echó a correr hacia el interior de la selva. Pronto se percató de que con las prisas se había olvidado su fusil y que debía encontrar un lugar donde esconderse.

Por mucho que corriera, el tigre siempre le seguía a la misma distancia. No había manera de liberarse de él. Entonces vio un pozo en medio de un claro y, sin pensárselo, se introdujo en su interior, quedando sujeto por la cuerda del mismo. A cada momento trepaba para observar si el tigre se había ido, pero éste se mantenía dando vueltas alrededor del pozo negándose a abandonar tan suculenta presa.

Cansado, el cazador miro hacia el fondo del pozo y al comprobar que estaba seco decidió descender, pero al ir bajando, observó que una serpiente le esperaba para clavarle su veneno. El cazador no sabía cómo salir de aquella situación. Por si sus problemas fueran pocos, sintió que algo está moviendo la cuerda a la que estaba sujeto, comprobando rápidamente que por encima de él, un ratón blanco y otro negro mordisqueaban la cuerda.

Buscando una salida, observó que aún lado del pozo había un panal y abejas que entraban y salían de él.  Olvidándose por completo del peligro que corría, comenzó a mover la cuerda para intentar meter sus dedos en el panal y saborear la dulce miel. Ante el deseo de deleitarse con el dulzor de la miel, no se paró a pensar que la cuerda se podría romper. Cada vez se movían más rápido para acercarse  al panal. Cuando por fin introdujo su mano en el panal, las abejas le atacaron y al moverse bruscamente, la cuerda se rompió  y con ella fue el fin del cazador.

Esta historia simboliza la vida de muchas personas. El cazador representa a cualquier ser humano. El tigre es la vejez, que nos persigue allá donde vayamos sin poder escaparnos. La cuerda a la que está sujeto representa la vida. Los ratones, el día y la anoche que van consumiendo la vida. La serpiente es la muerte que, tarde o temprano terminará alcanzándonos.

El panal de miel representan los diferentes placeres que perseguimos en la vida, llegando a nublar nuestra razón e impidiéndonos pensar sensatamente en lo trascendente e importante de la vida. Esto nos hace vivir esclavos de nuestros instintos en pos del placer, aunque con ello corra riesgo nuestra salud nuestra vida. Las abejas simbolizan el dolor que suele acompañar toda búsqueda de placer material que trae consigo tarde o temprano.

Anuncios

Deja un comentario