Conociendo a LA RUEDA DE LA FORTUNA del Tarot.

“El Señor de las fuerzas de la vida”.

Tradicionalmente se llama así, en el tarot egipcio es la retribución y también fue conocida como la rueda de las reencarnaciones.

Todo lo que esta arriba esta abajo. Agárralo y disfrútalo, decía un adagio de la Edad Media. Los ciclos, los movimientos perpetuos, los cambios y las transformaciones inmutables, inevitables, que parecen ir mágica o mecánicamente al ritmo de la naturaleza, son una creencia muy antigua. El primero de dichos ciclos es evidentemente la alternancia del día y la noche. ¿Qué mano prodigiosa y sobre natural actuaba en el cielo, por encima de las cabezas de los primeros hombres que poblaron el mundo, para producir el día y la noche? Efectivamente, para el hombre que no sabia nada de la mecánica celeste hacia falta una mano, en algún lugar, que con un gesto provocado por la voluntad y el pensamiento accionarse este cambio inexplicable.

Principio Universal del movimiento y la expansión.

Muestra al universo cambiando permanentemente. Estos cambios, a pesar de ser gobernados por determinadas leyes, no son de manera alguna predeterminados, ni existe una determinada inteligencia gobernándolos, Así pues, La Fortuna hace referencia también a los factores desconocidos e imprevisibles que influyen en la dinámica global.

En un nivel mas humano esta carta muestra al mundo abriendo toda una serie de oportunidades, posibilidades, de encuentros y de propuestas. Es en el desafío de aceptarlas o no que la persona crece, rescata y fortalece su ser y va al mismo tiempo transmutándose en función de las nuevas experiencias.

Anuncios

Deja un comentario