Historias Insólitas EL REPTILIANO.

Los reptiloides, también conocidos como reptilianos, hombres lagartos o draconianos, son reptiles humanoides imaginarios o quizás no, que desempeñan un papel destacado en la mitología y han inspirado conspiraciones sobre el dominio del planeta. Conspiraciones que pudiesen haber influido a Richard Hernández a transformarse en Tiamat Legion Medusa quien prefiere ser conocido como, La dama dragón.

¿Sabías qué? Reptilianos.

Se ha planteado la evolución de una raza inteligente en el planeta Tierra en forma paralela a la humanidad, de origen extraterrestre o intraterrestre, entidades sobrenaturales o los restos de una antigua civilización prehumana.

Reptilianos en América.

Quetzalcóatl, nombre náhuatl de la deidad descrita como Serpiente Emplumada de la antigua Mesoamérica. Es uno de los principales Dioses o energías de muchas civilizaciones en lo que es hoy México y Centroamérica. El nombre Quetzalcóatl literalmente significa «serpiente emplumada» (quetzal serpiente o serpiente con plumas de quetzal).
El quetzal tiene connotaciones divinas en estas civilizaciones relacionados con este están: Kukulkan de los mayas y Gukumatz de los quiché.

Reptilianos en Europa

Cécrope I, el mítico primer rey de Atenas, era mitad hombre, mitad serpiente. Se ilustra como ejemplo en un friso en el altar de Zeus, de Pérgamo.

Reptilianos en el Medio Oriente.

En la cultura del antiguo Egipto nos encontramos con las imágenes de Sobek.
En las culturas judaica y cristiana, en Génesis, se relata como Adán y Eva son seducidos por la Serpiente para alimentarse del Árbol del Conocimiento (del Bien y el Mal), y como consecuencia son expulsados del Edén.
También hay una clara alusión al «gran dragón», «la serpiente original» enemigo de Jesús en el libro bíblico de Revelación (Rev 12:12).

Reptilianos en la India

En escrituras y leyendas de la India, los Naga (devánagari: नाग) son descritos como seres reptilianos que viven subterráneamente y que interactúan con los seres humanos en la superficie.
En algunas versiones se dice que estos seres vivieron alguna vez en un continente en el océano Índico y que se hundió en las aguas. Textos de la India también hacen referencia a los Sarpa (devanagari: सर्प).

Reptilianos en el Lejano Oriente.

Los chinos, vietnamitas, coreanos y japoneses hablan en su historia acerca de 龍 (Lóng) (Yong en coreano, Ryu en japonés) o dragones, concebidos en ambas formas físicas y metafísicas, pero raramente descritos en forma humanoide. En el folklore de Japón se habla de seres como los Kappa, demonios acuáticos anfibios con aspecto de tortuga y pico de pájaro, y también de Orochi, una serpiente monstruosa similar a la Hidra occidental.
***Wikipedia***

Anuncios

La obsesión por convertirse en reptil comenzó en la infancia cuando era conocido como Richard Hernández, quien tuvo una infancia reprobable llena de sufrimiento.

«Mis padres me abandonaron en el medio del bosque en la noche, en el corazón del sur de Texas, donde abundan las serpientes de cascabel de diamante del oeste», recordó.

«Fue entonces cuando mis padres me empujaron fuera del auto para dejarme allí como basura no deseada, al estar ahí adopté el sonido del cascabel venenoso como si fuera mi familia».

Tiamat no fue abandonado solo, sus progenitores también arrojaron a sus dos hermanos, quienes estaban ubicados cerca de la granja familiar. Fueron sus abuelos maternos los que se hicieron cargo, aunque con graves irregularidades.

«Mi abuelo, tristemente, continuaría abusando de mí, de manera verbal, emocional y físicamente, todo porque mi abuelo odiaba a mi padre, y yo recibí el nombre de mi padre y la viva imagen de él», explicó a Daily Mail.

Sumado a estos horripilantes acontecimientos la infancia de Tiamat fue una constante lucha por nacer como un niño, hasta que a la edad de 11 años se reconoció gay, esto afectó su vida, porque sufrió intimidación y autolesiones, solo por querer ser una niña, hecho que siempre ocultó.

Después de graduarse de la secundaria en 1979, Tiamat dejó el pueblo de Bruni y se mudó a Houston, donde trabajó como empleado de JP Morgan Chase.

«Durante mi mandato de 15 años, ascendí para convertirme en vicepresidente bancario y gerente de clientes en la división de banca corporativa del banco, administré una cartera diversa de clientes corporativos para el banco, incluidos los diez principales clientes del banco», recordó.

Hasta que un día, el exbanquero fue a un chequeo médico y ahí le diagnosticaron VIH, y luego sida, lo que consideró como una sentencia de muerte.

El diagnostico de sida le cambió la vida y al ser consciente sobre su precaria salud siguió su instinto y optó por transformarse, tal como lo imaginó desde hace años.

Tiamat Legion Medusa ha gastado USD 75.000 en 20 cirugías.

Ante la noticia, lo primero que decidió modificar de su cuerpo fue ponerse un par de cuernos que le salieron USD 400 en 1997 e inmediatamente surgió la decisión de transformarse en una diosa mesopotámica, símbolo del caos y de la creación primordial.

Tiamat, ahora esta diagnosticado como indetectable e intransferible, pero su decisión de transformarse continuo y tomo hormonas para que le crecieran los senos, hasta una talla 38B. Se sometió a la extracción de próstata y se castro puesto que no quiere tener género.

«Soy un reptil trans-especie y me llamo reptoide, siendo parte humano, parte reptiliano», explicó Tiamat en su Facebook.

En estas dos décadas, se ha intervenido quirúrgicamente, nada más tiene seis dientes y los demás se los afiló en punto. Sus ojos fueron teñidos de verde y se dividió la lengua para imitar a una serpiente.

«Mi objetivo y misión es romper con el género e inspirar a otros a aceptar no ser binarios, a compartir mi historia de no tener género», dijo.

El próximo año busca tatuarse escamas de arcoíris (de pies a cabeza), hacer crecer más sus implantes de cuerno y añadir color púrpura a sus globos oculares.

Tiamat espera que para 2025 ya tenga todo su cuerpo modificado, esto con el fin de demostrarle a la gente que el someterse a modificaciones corporales no lo hace estúpido.

«La gente piensa que las personas modificadas, especialmente aquellas que son extremas y quieren parecerse a algo en una película de ciencia ficción, son perdedores y tontos como la suciedad», comentó. ‘En mi vida pasada como hombre fui vicepresidente bancario en una de las instituciones financieras más grandes del país.

«Quiero que la gente sepa que las personas modificadas son tan inteligentes, amables, amorosas y buenas como cualquier otra persona. El hecho de que me hayan extirpado las orejas no significa que mi cerebro no se haya desenrollado y que solo soy un idiota», mencionó.

Anuncios

Deja un comentario