Frases Célebres CONFUCIO.

(Kung Fu-Tse) Pensador chino (Lu, actual Shantung, China, h. 551-479 a. C.).

Procedente de una familia noble arruinada, a lo largo de su vida alternó periodos en los que ejerció como maestro con otros en los que sirvió como funcionario del pequeño estado de Lu, en el nordeste de China, durante la época de fragmentación del poder bajo la dinastía Chu. Fracasó en sus intentos por atraerse a los príncipes, limitándose su influjo en vida al que consiguió ejercer directamente sobre algunos discípulos.

Elocuencia.

«Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso».

«El más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar, y practica lo que profesa».

«El hombre superior piensa siempre en la virtud; el hombre vulgar piensa en la comodidad».

“Antes de empezar un viaje de venganza cava dos tumbas.”

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.”

“Aquel que persigue dos conejos, no atrapa ninguno”.

“¿Uno que no sepa gobernarse a sí mismo, cómo sabrá gobernar a los demás?.”

“Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.”

“Un hombre de virtuosas palabras no es siempre un hombre virtuoso.”

“Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.”

“Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro”.

“Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.”

“Donde hay educación no hay distinción de clases”.

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.”

«El mal no está en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas».

«Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos».

«Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los astros dan vueltas a su alrededor”.

«Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros».

Confucio no dejó escritos los principios de su filosofía; éstos fueron transmitidos sólo a través de sus discípulos, con los que se sistematizó los cinco grandes textos de la tradición china: El célebre Yi-King o Libro de las Mutaciones, el Chu-King o Canon de la Historia, el Chi-King (Libro de las Canciones), el Li-Ki (Libro de los Ritos) y los Chun-Ching o Anales de primavera y otoño. El Lunyu (Analectas) es considerado la fuente de información más fidedigna sobre su vida y enseñanzas.

.…

Anuncios

Deja un comentario