Beneficios de comer en familia.

El ritual de sentarse a la mesa acompañado de la familia tiene un gran poder emocional sobre todo para el desarrollo de los niños ya que no solo se trata de un evento donde los integrantes de la familia se sientas y comen los alimentos, sino que es el momento ideal para interactuar.

En la actualidad, con tantas ocupaciones, el intenso trafico y las largas jornadas muchas familias no le dan la importancia debida a este ritual y en ocasiones, se sientan a comer para saciar el hambre mientras se pierden en los celulares perdiendo la parte afectiva de su vida que en mayor medida están conformadas por la familia que a su vez sacia la necesidad psicológica de pertenencia que podría causar grandes problemas psicológicos hasta generar trastornos mentales.

Las comidas familiares son encuentros para relajarse, comunicar y compartir los eventos del día, opiniones e ideas que se tengan de uno forma segura, sin tener que protegerse del que dirán, por lo cual, se genera un ambiente de afectividad que en ningún otro lado se podría obtener.

En la mesa un niño te puede hablar de cómo le fue en la escuela, una madre puede expresar su punto de vista sobre los pendientes del hogar o algún proyecto a realizar (viajes, remodelaciones, etc..) el padre puede opinar sobre la vida de sus hijos y ser participe de las decisiones.

Además, en la sobre mesa se puede detectar si algo malo está pasando con algún hijo, siendo el momento ideal para identificar alguna conducta de riesgo (adicciones, depresión, estrés, ansiedad…)

El ser humano necesita sentirse querido y en la comida todos los miembros desde los padres hasta los niños se conocen mejor creando un sentido de pertenencia, de seguridad y protección factor importantísimo para la autoestima del individuo que fortalece sus valores e identidad con los cuales facilitaran su desarrollo.

Se realizo una investigación entre los jóvenes y se descubrió que quienes ven televisión mientras comen tienen una menor ingesta de alimentos sanos y más ingesta de alimentos chatarra. Por lo tanto, cuando se come en familia te permite tener más control de lo que comen tus hijos y te da la oportunidad de hacerlos más sanos. Además, el programa EAT (Educación, Acción, Transformación) en Estados Unidos, comparó la relación entre la frecuencia de las comidas familiares y el bienestar psicosocial de adolescentes. Se llegó a la conclusión de que las comidas familiares ayudan a un mejor rendimiento académico. La especialista Barbara J. Mayfield, de la Universidad Purdue, asegura que las comidas en familia mejoran las calificaciones de los estudiantes.

Recuerda: El corazón de un hogar es la comunicación, cuando es eficiente habrá mayores posibilidades de cohesión familiar. 

Algo tan simple como comer en familia ayuda y mejora la situación familiar, aun cuando esté pasando por alguna crisis.

Anuncios

Deja un comentario