¿Por qué muchas veletas tienen forma de gallo?

La cultura cristiana es la que ha dado forma a la mayoría de las tradiciones occidentales, y entre ellas se cuenta la de las veletas. La figura del gallo ha estado relacionada con uno de los episodios más conocidos del Nuevo Testamento, el de las tres negaciones de San Pedro antes del juicio de Jesús.

San Pedro, por miedo de que a él también lo capturasen y lo torturasen como a su maestro, negó tres veces haber conocido al hijo de Maria y Jose… y ante la tercera vez que negó a Jesús, sonó el canto del gallo “quiquiriquí” y comprendido lo que su maestro le había dicho.

Pues bien, para simbolizar este importante episodio de la Pasión de Cristo, el Papa Nicolas I ordeno, allá por el siglo IX, que se colocase un gallo en el punto más alto de todas las iglesias en el campanario. Como ese puesto ya estaba ocupado por las veletas que indicaban la dirección del viento, ambos elementos no tuvieron más remedio que convivir, hasta el punto de que se ha convertido en uno de los adornos más comunes de tejados y torres.

Anuncios

Deja un comentario