¿Se puede caminar recto con los ojos cerrados?

¿Sabías que? Si nos tapamos los ojos no podemos recorrer ni siquiera unos cuantos pasos en línea recta.

Es más, dado el caso de que pudiéramos caminar indefinidamente con los ojos cerrados, esto es sin obstáculos contra el que tropezar, acabaríamos describiendo circunferencias de mayor o menor radio.

Esto se debe a que, con los ojos abiertos -ósea viendo- es como superamos dos de las dificultades que nos impiden caminar recto:

La primera se debe a que nuestras piernas no tienen la misma longitud, aunque no lo advirtamos. Por lo tanto, solo podemos dar pasos iguales con ambas piernas si vemos por donde vamos para modificar los constantes desvíos.

La segunda es ante la dificultad de guardar equilibrio al andar. Solo vea la torpeza del niño cuando da sus primeros pasos y comprenderá que caminar recto con dos pies supone de una gran destreza, de lo que no somos ni conscientes gracias a nuestro cerebro que, una vez aprendido, automatiza ese comportamiento, sino imagínese como viviríamos – Todos caminando como borrachos –

Este equilibrio se debe mantener al caminar cuando el peso de nuestro cuerpo carga a un lado o el otro, lo que nos obliga a cargar el paso de la pierna contraria para equilibrarse y evitar una caída. Esto, también nos alejaría de caminar en línea recta si no pudiéramos ver el camino.

Anuncios

Deja un comentario